Cada ano, millones de perros y gatos no deseados, son sacrificados innecesariamente; es hora que tomemos medida en el asunto y que cada uno pongamos de nuestra parte para hacer la diferencia. Esta situación puede ser controlada usando los métodos adecuados de control de natalidad.

El mejor momento para esterilizar o castrar a su perro o gato depende de la edad, condición física y raza de la misma; resaltando que mientras mas temprana es la edad en la que este procedimiento se realice, mayor éxito se obtiene en el mismo.

La creencia de que al perras y gatas quedar embarazadas –incluso una vez- mejora la conducta de las mismas, no es cierta. De hecho el instinto de apareamiento puede llevar a conductas indeseables y resultar en estrés excesivo, y aunque tengamos buenas intenciones al buscar un buen parto, no todos estamos preparados para este proceso y las responsabilidades quel mismo conlleva.

Existen varios métodos que nos pueden ayudar a controlar la natalidad con nuestros perros y gatos, como son: las pastillas anticonceptivas, inyecciones periódicas para el control de celo, productos aspersores que neutralizan el olor que despiden las hembras en celo y la esterilización quirúrgica. (Consulte a su Veterinario)

El método más efectivo y radical es la esterilización quirúrgica. En esta el veterinario retira ciertos órganos reproductivos. Si su perro o gato es hembra, se retiran los ovarios, trompas de Falopio y útero. El nombre médico de esta cirugía es ovariohisterectomía, aunque comúnmente se llama esterilización. Si su mascota es macho, se retiran los testículos y el procedimiento es llamado orquiectomía, conocida como castración. Como en cualquier procedimiento quirúrgico la esterilización está asociada a cierto riesgo anestésico y quirúrgico, pero la incidencia promedio de complicaciones es muy baja.

Una vez su perr@/gat@ han sido castrados se reducen las probabilidades de ciertas enfermedades como cáncer de mamas, infecciones urinarias, piómetra, quistes ováricos, entre otras. Este procedimiento no tiene efecto sobre la inteligencia o la capacidad de su mascota para aprender, jugar, trabajar o cazar. Esta cirugía no hará que su perro o gato engorde, pero sí es cierto que su mascota invierte una gran cantidad de tiempo y energía concentrándose en la cópula y este instinto no existirá, por lo que el resultado será la reducción del gasto de energía del mismo y el mejor provecho de los alimentos ingeridos. Alimentar a su mascota con una dieta equilibrada y brindarle ejercicio habitualmente ayudara a su mascota a mantenerla en un peso saludable y a evitar riesgos de salud asociados con la obesidad.

Intégrate a la lucha contra el maltrato, el abandono y el sacrificio de los animales que no tienen culpa. Ayúdanos a hacer la diferencia.

Dra. Gisselle Santos

(809) 757-0510

Envíanos tus dudas y preguntas a:

drasantosdiaz@gmail.com

busca tus respuestas por esta misma vía